Cervicitis

Ser promiscuo puede traer muchas consecuencias dañinas tanto al hombre como a la mujer, siendo las enfermedades más latentes las de transmisión sexual como el chancro, sífilis, la clamidia y gonorrea. Las dos últimas en particular son las causas principales por la que una cervicitis puede producirse. Este padecimiento es exclusivo en la mujer ya que se produce y afecta el cérvix o cuello uterino, he de ahí la relación con su nombre.

¿Porque se inflama el Cuello Uterino?

La cervicitis no es otra cosa que una inflamación que aqueja el cuello uterino la cual puede ser aguda o crónica, la primera se puede curar ya que es una presentación común del puerperio, pero la segunda debe recibir un tratamiento continuo. Cuando esta inflamación del cuello uterino se desata la sintomatología que presenta el paciente se puede reflejar del siguiente modo: dolor de cintura, flujo de pus, malestares urinarios, algias pélvicas.

CERVICITIS

De acuerdo a la infección que presenta la inflamación, se pueden producir llagas en el cérvix o erosiones cervicales.

El padecimiento de la cervicitis es producida por infecciones microbianas de patógenos, entre ellos podemos mencionar la más común, la cándida o cicoplasma. También se encuentran  los gonococos, chlamydia, trichomonas vaginalis (un parásito), y los organismos saprófitos vaginales tales como los estreptococos, enterococcus y estafilococos.

Se aconseja que las mujeres no deban esperar en sentir alguna sintomatología para visitar al ginecólogo, la prevención debe ser dada después de haberse iniciado la actividad sexual, de este modo, un diagnóstico anticipado puede darse a través de exámenes pélvicos, papanicolaou, citología con microexamen de células del cérvix y un biocultivo de flujo cervical.

En caso que haya acudido al ginecólogo después de haber tenido uno o más síntomas de la cervicitis, el diagnóstico se puede hacer mediante anamnesis de historia médica o una biopsia con microexamen de tejido extirpado del cérvix.